¡Hola viajeros! Si os digo que Praga es una de las ciudades más bonitas de Europa y de las más visitadas del mundo seguro que tampoco os estoy descubriendo nada nuevo. Un lugar lleno de historia, calles con un encanto especial y una gran belleza arquitectónica son algunos de los adjetivos que se le pueden atribuir a esta ciudad de cuento.

Qué ver en Praga en 3 días

En este post encontrarás una guía de todo lo que se puede ver en Praga en 3 días para que aproveches al máximo tu visita a una de las ciudades más bonitas del mundo, has venido al lugar idóneo para organizar tu viaje.

Historia de Praga y la República Checa

Voy a comenzar con un poco de historia sobre la ciudad para ponernos en situación; la conocida como ciudad dorada o de las cien torres ha estado durante miles de años en el epicentro de diversos asuntos europeos, siendo en varias ocasiones la ciudad más importante de Europa.

Praga nació con los primeros asentamientos eslavos junto a la zona del castillo y Vyšehrad sobre el siglo X, y como toda ciudad de cuento que se precie su origen también está rodeado de alguna leyenda, en concreto el mito de la princesa Libuše que predijo que Praga sería una ciudad cuya fama tocaría las estrellas. Siglos más tarde comenzó la construcción del Castillo de Praga y el rey Wenceslao proclamaría el cristianismo como religión oficial, lo que enfureció a su madre y a su hermano que acabó asesinándolo.

Después llegaría la época del famoso emperador del Sacro Imperio Romano Carlos IV y el esplendor de Praga; en el siglo XIV la ciudad se convirtió en la capital del imperio y Carlos quiso que fuera la más bella del mundo, iniciando la construcción de gran parte de los monumentos de los que disfrutamos hoy en día.

Plaza de la Ciudad Vieja

El siguiente siglo sería más oscuro, ya que el país sufrió las devastadoras guerras husitas. Todo comenzó cuando Jan Hus, un reformista religioso, quiso acabar con las autoridades corruptas de la Iglesia pero terminó quemado en la hoguera; a causa de esto sus seguidores “husitas” irrumpieron en el Ayuntamiento de Praga y lanzaron a los consejeros católicos por la ventana en lo que sería la primera defenestración de Praga y estalló la guerra por todo el país.

En el siglo XVII y hasta la Primera Guerra Mundial toda la región de la actual Chequia fue dominada por la dinastía de los Habsburgo, aquí Praga vivió otra época de estabilidad hasta que otra revuelta entre protestantes y católicos propició el detonante de la Guerra de los Treinta Años.

La Primera Guerra Mundial dejó al imperio de los Habsburgo muy debilitado y facilitó la creación de Checoslovaquia en 1918. Años más tarde Alemania ocupó las regiones de Bohemia y Moravia, Praga no quedó destrozada durante la Segunda Guerra Mundial pero los nazis aplastaron la resistencia checa y murieron dos tercios de la población judía. Al finalizar la guerra los comunistas subieron al poder comenzando una nueva época oscura para los checos, lo que originó el movimiento de la Primavera de Praga como resistencia al régimen comunista.

En 1989 cayó el comunismo en Checoslovaquia con la Revolución de Terciopelo, aquí destacó Václav Havel, quien se convirtió en presidente y el primer día de 1993 los checos y eslovacos se dividieron en estados independientes; en 2004 la República Checa pasó a formar parte de la Unión Europea… ya estás al día.

Cómo llegar a Praga

Empezamos con los datos prácticos; para ir del aeropuerto de Praga al centro la opción más económica es la línea 119 de autobús que, tras comunicar con la línea A del metro, llega hasta el mismo centro por algo más de 1€ y con frecuencias cada 10 minutos. Puedes encontrar el mejor vuelo con Skyscanner.

Si vuelas desde Alicante como en mi caso, para ir a la República Checa la conexión más económica es a Pardubice; una vez en este aeropuerto hay que tomar el autobús de la línea 90 para ir a la estación de trenes (menos de 1€) y allí un tren hasta Praga. El tren se puede reservar online, la mejor compañía es RegioJet y hay billetes por algo más de 2€.

En cuanto a la entrada al país, siendo ciudadano español no necesitarás más que el DNI; si eres de otro lugar recomiendo que visites la página oficial de asuntos exteriores de tu país para ver la documentación requerida, la mayoría de latinoamericanos no necesitan visado.

Cambio de moneda

Praga no es una ciudad cara comparada con la mayoría de capitales europeas. Aunque la República Checa pertenece a la Unión Europea no usan el euro, la moneda que se utiliza es la corona checa (CZK) y el cambio a fecha de julio de 2018 es de 1€ = 25,75 CZK.

Lo mejor es conseguir un poco de dinero en efectivo antes del viaje (a través del banco o webs como ExactChange) por si te hace falta nada más llegar y el resto en las casas de cambio que hay en la ciudad, asegúrate que no cobran comisión y comprueba que el tipo de cambio es el que anuncian; la que mejor cambio me dio está en la calle Opletalova y por el centro recomiendan eXchange. Pagar con tarjeta también es muy buena opción para no llevar mucho dinero encima, en casi todos los locales y atracciones se puede utilizar.

Praga

Cómo moverte por Praga

Praga es una ciudad que es mejor recorrer a pie y si te alojas en la zona de Praga 1 no necesitarás el transporte público para nada, pero si en algún momento decides que has andado lo suficiente el billete de tranvía cuesta unas 32 CZK por trayecto (1,20 €) y se puede conseguir en las estaciones de metro, estancos y kioscos; aquí te dejo más información. El metro es también otra buena opción, aquí tienes más información.

Ya te adelanto que si optas por conseguir la Prague Card esta tarjeta incluye también todo el transporte público, te hablaré de ello más adelante.

Qué ver en Praga en 3 días

Para disfrutar al máximo de Praga recomiendo dedicarle 3 días, dividiendo la visita en 3 zonas: el día 1 se dedica a la zona de la Ciudad Vieja y el Barrio Judío, el día 2 al barrio de Malá Strana y el Castillo de Praga, y el último día a la zona de la Ciudad Nueva y Vyšehrad .

Día 1. Ciudad Vieja y Barrio Judío

El primer día recomiendo visitar la zona del Staré Město (o Ciudad Vieja) por la mañana y el barrio judío por la tarde.

Torre de la Pólvora

Es la entrada a la Ciudad Vieja y el lugar perfecto para empezar el recorrido. Esta llamativa torre gótica de color casi negro fue construida en el año 1475 como una de las puertas de la ciudad medieval, recibiendo este nombre por su uso como almacén de explosivos en siglos posteriores. Se puede subir a ella para contemplar las vistas de la ciudad por unos 90 CZK y su horario suele ser de 10 a 19h pero cambia según la época del año, consulta el horario oficial aquí.

Torre de la pólvora

Desde aquí comienza el Camino Real de Praga, una ruta que seguían los monarcas el día de su coronación y que llega hasta el Castillo de Praga pasando por varios monumentos importantes.

A su lado encontramos también la Casa Municipal, una obra de Art Nouveau de principios del siglo XX donde se proclamó la república checoslovaca, y la Iglesia de San Jacobo.

Plaza de la Ciudad Vieja

La plaza principal de Praga desde hace más de 1000 años es uno de los lugares más famosos y bonitos de la ciudad, aquí se encuentra el Reloj Astronómico, la Iglesia de Týn y el Antiguo Ayuntamiento.

La estrella de esta plaza es sin duda el Reloj Astronómico, situado en la torre del Antiguo Ayuntamiento se trata de un reloj del siglo XV famoso en todo el mundo; a cada hora se puede ver desfilar las figuras de los 12 apóstoles y acompañan al reloj otras 4 que simbolizan las preocupaciones de los praguenses de la época: la Vanidad, la Codicia, la Muerte y la Invasión pagana (simbolizada por un turco). Aparte de dar la hora, el reloj indica la posición del Sol y la Luna, así como los signos del zodiaco; y en su parte inferior tiene representado el calendario Astronómico.

Reloj Astronómico de Praga (en obras)

Entre las 9am y 9pm se puede disfrutar de este espectáculo que comienza cuando a cada hora en punto la Muerte toca una campana y gira su reloj de arena, dando inicio al desfile de los 12 apóstoles que se asoman por las ventanas del reloj. Lo mejor es que vayas con algo de tiempo antes de la hora en punto pues la plaza se abarrota de gente que quiere ver su actuación.

Te aconsejo visitar el interior del Antiguo Ayuntamiento, aquí puedes aprender más sobre el mecanismo del reloj y la ciudad medieval de Praga; además, merece mucho la pena subir a la torre por unas 250 CZK y tener unas impresionantes vistas 360° del centro histórico de la ciudad. Desde allí arriba es fácil entender por qué la llaman la ciudad de las 100 torres. Más información aquí.

Vistas desde el Antiguo Ayuntamiento

El otro de los monumentos más representativos de esta plaza e icono de Praga es la Iglesia de Nuestra Señora de Týn, que con sus dos altas torres góticas asomando por encima de las casitas que rodean la plaza es como si quisiera pasar inadvertida. Te aviso ya de que puede resultar un poco frustrante entrar al edificio, estuvimos dando vueltas a la Iglesia hasta que dimos con el callejón de la entrada que está en la misma plaza.

Plaza de la Ciudad Vieja

También podemos encontrar aquí otros monumentos como el Palacio Kinsky, con una preciosa fachada estilo rococó que alberga en su interior colecciones de arte antiguo y oriental; una estatua de Jan Hus, en recuerdo a la ejecución de este reformista que protestó contra la Iglesia hace más de quinientos años y cuyo desenlace desencadenó las devastadoras guerras husitas. En uno de los extremos de la plaza también se encuentra la Iglesia de San Nicolás de estilo barroco.

Si no quieres hacer toda la ruta por tu cuenta el primer día, una de las formas en las que me gusta comenzar mis viajes es con un Free Tour, esto ayuda a ubicarte en la ciudad y conocer los monumentos más importantes junto con su historia, además es gratis. Aquí puedes reservar este Free Tour por el centro de Praga, o si prefieres también tienes un tour más completo.

Klementinum

Tras disfrutar de la Plaza de la Ciudad Vieja tomamos dirección al río Moldava y pasamos por un conjunto de edificios muy curioso. El Klementium fue la antigua sede del colegio jesuita y actualmente alberga una impresionante biblioteca barroca con miles de libros antiguos, la sala cuenta con varios globos terráqueos y un precioso techo adornado con frescos. Esta librería ha sido elegida en varias plataformas viajeras como la más bonita del mundo, así que no está de más entrar a comprobarlo. Además de la Biblioteca, este conjunto de edificios lo componen la Torre Astronómica, la Capilla de los Espejos y la Sala de los Meridianos. Información de precios y horarios aquí.

Tras una pausa para comer y ya que estamos por la zona se puede visitar el Rudolfinum, con una gran sala de concierto y exposiciones gratuitas, y después ir a descansar un poco en el parque que hay al lado junto al río Moldava.

El río Moldava

Barrio y Cementerio Judío

Por la tarde toca ir hasta la zona del barrio judío, también conocida como Josefov. Varios monumentos judíos se concentran en esta zona y constituyen el Museo judío de Praga, entre ellos destacan el Cementerio judío y las sinagogas Maisel, Pinkas, Klausen, Española y Vieja-Nueva.

Praga se convirtió en un importante epicentro judío durante siglos, en el XIII los judíos se trasladaron a un gueto amurallado al norte de la ciudad por órdenes de Roma para estar separados de los cristianos, aquí vivieron una época de esplendor hasta la ocupación nazi.

El Cementerio judío se creó en el siglo XV y era el único lugar donde los judíos podían ser enterrados durante más de 300 años, lo que ha provocado que actualmente albergue más de 12.000 lápidas y 100.000 cuerpos enterrados en varias capas. Aquí llama la atención la tumba del rabino Loew, quien según la leyenda creó el Golem de piedra para defender a la comunidad judía de Praga. Su excelente estado actual se debe a que durante la Segunda Guerra Mundial los nazis decidieron conservar este lugar como un museo para la raza extinta, menos mal que no llegó a cumplir nunca tal propósito.

Cementerio judío de Praga

En cuanto al conjunto de sinagogas, la que más me gustó es la Sinagoga Española cuyo nombre se debe a su parecido con el arte morisco característico de España. Al lado de la entrada podemos encontrar una inusual escultura que muestra a un Kafka en miniatura a hombros de un traje vacío.

Sinagoga Española

En la sinagoga Pinkas podemos ver en sus paredes escritos los nombres de todos los judíos checos asesinados durante el holocausto, y en el piso de arriba hay una exposición sobre los dibujos de los niños judíos confinados en Terezín. Puedes leer este post si tienes más interés en la historia del campo de concentración de Terezín

La sinagoga Viejo-Nueva fue construida a finales del siglo XIII cuando la comunidad hebrea ocupaba una importante posición en la ciudad. En el muro oriental del interior se encuentra el Arca Sagrada que guarda los manuscritos de la Torá. La leyenda dice que las piedras angulares de su construcción fueron traídas por los ángeles tras la caída del Templo de Jerusalén, con la condición de que fueran devueltas una vez sea reedificado; otra leyenda cuenta que en el sótano de la misma se encuentran los restos del Golem.

Las entradas se venden en el centro de información y hay varios tipos, la que incluye las 5 sinagogas y el cementerio judío es la interesante, su precio es de 350 CZK (reducida 250 CZK). Para entrar a algunas sinagogas es necesario que los hombres se cubran la cabeza pero se facilita un kipá de papel en la entrada. Hay que tener en cuenta que los sábados está cerrado, más información de horarios aquí

También puedes visitar esta zona con este tour por el barrio judío de Praga.

Si después de visitar la Ciudad Vieja y el Museo judío todavía te quedan ganas de más puedes aprovechar para ver el atardecer en uno de los mejores miradores de la ciudad.

Letna Park

Desde este gran parque-mirador se obtiene una increíble vista de Praga, sobre todo del río y su sucesión de históricos puentes. Durante la época comunista se construyó en esta colina el monumento a Stalin más grande del mundo, pero en la actualidad encontramos en su lugar un gigantesco metrónomo en constante movimiento. Es un buen lugar para ver el atardecer sobre Praga rodeados de naturaleza.

Colina Letna

El Teatro Negro de Praga

Otra opción si quieres ver un espectáculo típico de Praga es el teatro negro, se trata de teatro mudo en el que muchos de los actores van de negro para camuflarse con el fondo del mismo color, de esta forma se ve solo aquello que interesa y el resultado son increíbles efectos ópticos y un espectáculo de colores. La obra más destacada es “Aspects of Alice”, puedes reservar tus entradas aquí.

Día 2. Malá Strana y el Castillo de Praga

El segundo día se puede dedicar al barrio de Malá Strana y el Castillo de Praga, esta zona que tiene tanto que ofrecer la encontrarás tras cruzar el Puente de Carlos.

Puente de Carlos

Uno de los puentes más bonitos de Europa que recibe el nombre de su creador, el emperador Carlos IV, quien mandó su construcción para reemplazar al antiguo puente Judith destruido por las riadas.

Puente de Carlos

El puente de Carlos se ha convertido en uno de los iconos por excelencia de Praga, con más de 500 metros de largo y defendido por dos torres góticas une la Ciudad Vieja con el barrio de Malá Strana (Ciudad Pequeña). A lo largo del puente se pueden encontrar decenas de puestos donde comprar recuerdos y músicos ambulantes cuyas melodías ayudan a trasladarte a esa época medieval de esplendor de la ciudad; pero las protagonistas del puente son las 30 estatuas que decoran ambos lados.

Aquí destaca la de San Juan Nepomuceno, patrón de Bohemia, situada en el lugar donde fue lanzado a las aguas del Moldava para morir ahogado. La historia dice que Nepomuceno era el confesor de la reina, el rey preguntó a éste por las infidelidades de su mujer y como no quiso desvelarle nada le cortaron la lengua y lanzaron al río con la armadura puesta.

San Juan Nepomuceno

Aunque las estatuas que hay en el puente son copias de las originales es tradición viajera tocar la placa que hay en la de Juan Nepomuceno para volver a Praga.

Recomendaría ver este puente en distintos momentos, durante el día y más en verano parece que lo compartes con media humanidad, miles de turistas lo recorren de lado a lado; el atardecer es un buen momento para contemplar como el Sol se pone detrás del, y cuando cae la noche nos podemos maravillar con las luces del puente y el Castillo de fondo desde la orilla de la Ciudad Vieja.

Luces de Praga

Si todavía tienes ganas de llevarte el mejor recuerdo puedes madrugar y ver el puente en el único momento del día donde estará prácticamente vacío, ver el amanecer en el puente de Carlos es sin duda el momento más mágico.

Amanecer en el Puente de Carlos

Malá Strana

Tras cruzar el Puente de Carlos llegamos al barrio de Malá Strana o Ciudad Pequeña; este antiguo barrio se encuentra a los pies del Castillo de Praga, con gran cantidad de jardines, palacios y pintorescas calles.

Malá Strana

Aquí podemos visitar la Iglesia de San Nicolás (entrada 70 CZK), de estilo barroco y con su enorme cúpula color verde (no confundir con la iglesia del mismo nombre que hay en la plaza de la Ciudad Vieja), se puede subir al campanario pagando un poco más; también llama la atención la que presume de ser la calle más estrecha del mundo ¿será verdad?, mide algo más de 50 cm y no pueden pasar dos personas juntas, por ello hay un semáforo para cruzar de un lado al otro (se llama Vinarna Certovka).

La calle más estrecha de Praga

Otros puntos de interés en esta zona son la calle Nerudova, en honor al poeta checo Jan Neruda; los jardines Vrtbovská, unos espectaculares jardines barrocos con gran cantidad de adornos florales y adornados con esculturas romanas, más información aquíy el museo de Kafka, donde se puede ver una exposición del literario más famoso de Praga y su relación con la ciudad, consulta precio y horarios.

Jardines Vrtbovská

Si tienes más interés en Franz Kafka debes saber que en Praga se puede realizar la ruta de Kafka, visitando los lugares más populares dedicados al escritor checo. Kafka nació en el número 5 de la calle U radnice, cerca de la Plaza de la Ciudad Vieja, en un periodo de su vida vivió en la casa número nº22 del callejón del Oro, además tiene una escultura en su honor en el antiguo barrio judío; y su tumba está en el cementerio judío de Olsany.

Un lugar imprescindible de Malá Strana es el muro de John Lennon que se encuentra al lado de la isla Kampa, un muro lleno de grafitis que comenzaron con el asesinato del artista y donde lo normal es escuchar de fondo una canción de los Beatles.

Muro de John Lennon

Si prefieres visitar la zona en un tour puedes reservar esta visita guiada por Malá Strana.

Si has visitado estos lugares de Malá Strana será buen momento para comer algo por la zona y visitar el castillo.

Castillo de Praga

Se trata de nada más y nada menos que el castillo más grande del mundo y la atracción más visitada de todo el país; aunque no te imagines una gran fortaleza medieval sino que se trata más bien de una ciudadela que guarda un conjunto de edificios y monumentos.

Para visitar bien el Castillo de Praga hay que dedicarle al menos unas 2 horas, al llegar allí veremos la puerta principal custodiado por los guardias reales, allí es donde se puede presenciar el cambio de guardia a las 12 del mediodía.

Puerta principal del Castillo

Hay que ir por el lateral y, una vez pasados los controles de seguridad, se puede pasear gratis por los patios y calles del castillo, pero para entrar a la mayoría de edificios es necesario sacar una entrada.

El principal monumento es la Catedral de San Vito, este edificio de estilo gótico es una de las catedrales más destacadas de Europa y la más grande del país, aunque lo que más impresiona es descubrir que su construcción duró casi 600 años.

Lugar de coronación de todos los reyes de Bohemia guarda en su interior las tumbas de San Wenceslao, Carlos IV y San Juan Nepomuceno, esta última con miles de kilos de plata sobre ella. La fachada de la puerta principal y la de la parte sur son las más fotogénicas, con su característica puerta dorada y la Gran Torre, a la que se puede subir para disfrutar de las vistas.

Catedral de San Vito

Otro de los lugares destacados del recinto es el Callejón del Oro, una calle medieval con casas de distintos colores. En el número 22 fue donde vivió Kafka y en la actualidad, a lo largo de todo el callejón, se pueden ver varias exposiciones sobre armas, máquinas de tortura, casas medievales, marionetas… Otros edificios de interés son la Basílica de San Jorge que, con la fachada de ladrillo rojo, es la basílica románica mejor conservada de Chequia; el Palacio Lobkowicz, el Antiguo Palacio Real y las torres Daliborka, Negra y de la Pólvora.

Callejón del oro

En cuanto a las entradas hay distintos tipos, yo te recomiendo el circuito A que incluye los principales lugares turísticos del castillo por unas 350 CZK (175 CZK reducida), más información de entradas y precios.

Los horarios se pueden consultar aquí y si quieres llegar en tranvía a esta zona debes tomar la línea 22.

Quizás lo que más se disfruta de esta fortaleza es ver el atardecer cuando el Sol cae sobre ella desde el otro lado del Moldava. 

Atardecer en el Moldava

Si quieres hacer una visita guiada por el castillo de Praga puedes reservar el tour aquí.

Ya fuera del complejo del castillo podemos ver el Palacio Schwarzenberg, que custodia la colección de arte barroco de la Galería Nacional, y el Palacio Šternberský; lo mejor es contemplar sus espectaculares fachadas.

Monasterio Strahov

Al salir del Castillo de Praga ponemos rumbo al monasterio de Strahov, aunque de camino podemos parar en uno de los lugares de peregrinación más famosos de Praga, el Loreto.

Tras andar unos 10 minutos colina arriba llegamos al monasterio que incluye una biblioteca del siglo XVII, cuando llegué estaba cerrada pero tienes que saber que no se permite acceder a la biblioteca y solo se puede ver la sala desde un cristal, más información aquí. Sin embargo, el interés que me trajo a este lugar es que realizan distintos tipos de cerveza artesanal, yo probé la cerveza IPA.

Monte Petrin

Merece la pena andar un poco más y subir al monte Petrin, un buen lugar para disfrutar de la naturaleza y tener unas increíbles vistas de la ciudad. Se puede llegar atravesando unos jardines o usar un funicular desde Malá Strana por 32 CZK. Aquí se encuentra la torre Petrin, que recuerda a la torre Eiffel y a la que se puede subir a contemplar la ciudad desde las alturas (120 CZK); también el laberinto de los Espejos.

Monte Petrin

Si después de semejante día de turismo aún te apetece hacer algo más puedes realizar un paseo en barco por el río Moldava y disfrutar de las vistas desde otra perspectiva.

Si te interesa saber más sobre las leyendas y misterios de Praga puedes realizar este tour nocturno.

Día 3. Ciudad Nueva y Vyšehrad

El tercer y último día conviene ver la parte de la Ciudad Nueva (o Nové Město) y la ciudadela de Vyšehrad.

Nové Mesto

Aunque su traducción es Ciudad Nueva, este barrio fue fundado por Carlos IV en la época medieval. Actualmente es el corazón comercial de la ciudad y aunque no aparece en las típicas fotos de viajes de la capital checa tiene lugares que merece la pena visitar.

La Plaza de Wenceslao será el lugar por el que empezar a explorar esta zona, una concurrida avenida en cuyo final aguardan una estatua de San Wenceslao a caballo y el Museo Nacional. Esta plaza ha vivido momentos muy importantes de la historia checa durante el siglo XX, aquí se declaró la independencia de Checoslovaquia tras la Primera Guerra Mundial, se quemó a lo bonzo el estudiante Jan Palach como protesta contra el régimen comunista dando inicio a la Primavera de Praga (al lado del museo hay una placa en su memoria) y estalló la Revolución de Terciopelo que supuso el fin del comunismo en el país.

Plaza de Wenceslao

También está disponible este tour de la Praga comunista para saber más sobre esta época en la capital checa.

Por los alrededores de la zona se encuentra la Ópera Estatal, el Teatro Nacional, el Museo del Comunismo, la Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves y la única farola cubista del mundo.

Farola cubista

En las galerías comerciales Lucerna hay una extraña escultura que representa a Wenceslao sobre un caballo muerto boca abajo, obra del extravagante artista David Černý. De este autor también son otras obras muy curiosas como el Sigmund Freud que aparece colgado de una viga en la calle Husova, los bebés sin cara en la isla Kampa y los dos hombres orinando en el patio del museo de Franz Kafka.

Galería Lucerna

Una visita muy interesante es la Iglesia de San Cirilo y San Metodio, lugar elegido por un grupo de soldados checos para esconderse tras asesinar al comandante nazi Reinhard Heydrich durante la Segunda Guerra Mundial. Este escuadrón consiguió acabar con el llamado “Carnicero de Praga” en la conocida como Operación Antropoide y se refugiaron en esta iglesia, pero fueron traicionados y acabaron acribillados en la cripta. En la cripta hay varios recuerdos de los soldados y se puede leer información detallada de su exitosa misión pero con fatídico desenlace. También han realizado una gran película sobre esta misión titulada Operación Antrhopoid

Casa Danzante

Tras dedicar la mañana a la zona de la Ciudad Nueva ponemos rumbo a la ciudadela de Vyšehrad, este lugar está algo alejado del centro pero se puede ir paseando por la orilla del río y de camino ver la Casa Danzante, una controvertida obra de Frank Gehry que representa a dos bailarines.

Casa Danzante

Vyšehrad

Es el lugar donde surgió Praga con la leyenda de la princesa Libuše, en esta colina se construyó un castillo en el siglo X y comenzó el gobierno de la dinastía Premyslida. Actualmente, en el interior de la zona fortificada podemos disfrutar de un gran parque y miradores; además, se puede visitar la Iglesia de San Pedro y San Pablo, y el cementerio de Vyšehrad, donde descansan los restos de ilustres personajes checos.

Iglesia de San Pedro y San Pablo

Probablemente Vyšehrad sea uno de los lugares menos turísticos de todos los que he comentado, lo que lo convierte en el plan perfecto para desconectar de la masificación turística que abarrota las otras zonas de Praga. Si quieres visitar esta zona con una visita guiada puedes reservar este Free Tour por Vyšehrad.

Prague Card

Si tienes la idea de visitar el mayor número de atracciones de Praga quizás te interese hacerte con la Prague Card, cuesta unos 58€ y permite entrar a la mayoría de lugares de pago como el Castillo de Praga, las sinagogas y el cementerio judío, el Ayuntamiento de la Ciudad Vieja… Además incluye todo el transporte público para moverte fácilmente por Praga. Aquí puedes encontrar más información sobre lo que incluye y reservar la tarjeta.

Dónde comer en Praga

Cuando viajamos a un lugar considero obligatorio probar la gastronomía local, y no viene mal informarse un poco sobre los mejores sitios para disfrutar de una comida de diez.

Entre los platos típicos que probar en la República Checa es común el goulash y el codillo, se suelen acompañar la mayoría de platos con salsa de frutos rojos y hay un montón de postres deliciosos, en Praga verás puestos que venden trdelniks por todas partes, unos rollitos de pan cubiertos de azúcar. Para los amantes de la cerveza la República Checa es un paraíso, hay muy buena cerveza y muy barata, destacan la pilsner urquell o kozel, no olvides decir na zdraví al brindar.

Algunos de los restaurantes que más me gustaron y tienen una excelente relación calidad-precio son el U Parlamentu, en la zona de la Ciudad Vieja, donde podemos tomar un entrante, goulash, postre y cerveza por unos 14€.

En el barrio de Malá Strana el restaurante U Magistra Kelly es de las mejores opciones, todo está delicioso aunque el local es pequeño y se suele llenar enseguida.

Y en la zona de la Ciudad Nueva recomiendo mucho el restaurante Ferdinanda, donde probar uno de los mejores codillos. Sirven codillo de 2 kilos perfecto para compartir entre tres personas, y con entrante y cervezas sale por unos 9€ por persona.

Codillo

En el mapa del siguiente apartado puedes encontrar estos restaurantes y otros recomendados por toda la ciudad marcados en amarillo.

En cuento a cervecerías, la más famosa es la cervecería U-Fleku, la más antigua de la ciudad; aunque casi cualquier sitio tiene una cerveza (o pivo) estupenda y a muy buen precio. La mayoría de cervezas se sirven en vasos de 0,5 litros. Si ésta es una de tus pasiones puedes realizar este tour de la cerveza.

Cerveza checa

Mapa de Praga

Aquí tienes un mapa de Praga con todos los lugares mencionados en este post, desliza arriba a la izquierda para ver la leyenda del mapa y marcar los lugares de cada día.

Y hasta aquí llega esta guía sobre cómo visitar Praga en 3 días, seguro que te resulta súper útil. Si tienes alguna duda o necesitas más consejos puedes dejar un comentario y responderé encantado.

Excursiones y tours desde Praga

¿Dispones de más días en Praga o prefieres visitar algún lugar de los alrededores? aprovecha y haz alguna excursión a uno de los muchos sitios espectaculares que hay cerca de la capital.

Si te interesa la Segunda Guerra Mundial puedes visitar el campo de concentración de Terezín con esta visita guiada que sale desde Praga, puedes leer más sobre la historia de este lugar en este post.

Otra opción es visitar uno de los castillos más impresionantes y mejor conservados de la República Checa, en este post te explico cómo visitar el castillo de Karlstejn.

También merece la pena visitar alguno de los pueblos más bonitos del país; por ejemplo, la ciudad balneario de Karlovy Vary; Kutná Hora y su capilla de huesos humanos, en este post puedes saber más sobre este lugar; o el pueblo medieval Cesky Krumlov, que como explico en este post me pareció de lo mejor del país.

AHORRA Y ORGANIZA TU VIAJE CON ESTOS ENLACES

Skyscanner post

Civitatis post

Guía Amazon post

Si tienes alguna duda, ¡pregunta en comentarios!